2 años después: Análisis del Cambio de la Identidad del Banreservas


En el año 2016 se anunció el cambio de la identidad corporativa de la institución Bancaria dominicana: Banreservas. Analizaremos esta transformación ahora, dos años más tarde, pero antes de hablar de esto, permítanos traer algo de su historia.

Algo de su Historia

El 24 de octubre de 1941 Rafael Leónidas Trujillo, jefe del Poder Ejecutivo, emitió un mensaje en el que expresó que esta institución bancaria estaría destinada a sostener el edificio futuro de la independencia dominicana y seguridad económica y lograr la organización de la economía dominicana.

Su identidad Corporativa

Banreservas, Inició usando el escudo dominicano como emblema. De su próxima identidad no se registran fechas concretas solo encontramos este logo en un antiguo cheque entre las imágenes de Google.

logo banreservas
Antiguo logo banreservas, el cual formaba la BR con la sombra de la parte interna en los ojales y astas internos de la tipografía aprovechando sus espacios negativos.

Cambio de imagen en el 2002

 

En el año 2002 fuimos testigos de la transición que marcó el antes y el después de esta entidad bancaria, fue un logo bastante aceptado por la sociedad porque se trataba de un banco que llevaba una percepción negativa.  Esta mutación hizo que la compañía se colara en el mercado a competir con instituciones bancarias privadas a niveles de servicios y calidad.

Sin embargo, fue criticada algunos por el gran parecido al logo de AMANCO, una compañía de México que en ese tiempo gozaba de buena popularidad.  Asunto que vemos injustificado ya que solo se tomaba en cuenta los trazos en una época donde era tendencia utilizar líneas y curvas en logotipos sin analizar su concepto y manejo. Lamentablemente nunca pudimos encontrar el significado de estos trazos en el logo del banco.

Años más tarde hicieron un intento de cambio de colores institucionales emulando el tricolor de nuestra bandera que no fue aplicado a gran escala.

Nueva identidad corporativa 2016

“El cambio visual y el reposicionamiento de la marca se debe al resultado de todo un trabajo hacia lo interno y externo en términos de negocios y reestructuración, para convertirlo en una institución bancaria moderna, fresca y ágil dentro del sistema financiero dominicano” puntualizó el administrador general de BanReservas, Enrique Ramírez Paniagua.

 

 

Cuando una Institución o empresa posicionada en el mercado va a hacer un cambio de identidad corporativa se deben tomar en cuenta muchos factores. Una marca tarda muchos años en construir ser parte de la mente de un público concreto. Una vez alcanzada esa meta, deberían apuntar a lo sublime, a clavar su marca como una estaca en el corazón de sus consumidores.

Sin importar lo bueno o lo malo que sea el logo, se debe conservar ese desarrollo visual que tarda años y que se queda incrustado en el subconsciente que permite que se identifique una marca aun a distancia, sin palabras, ni pistas.

Dos años después de su cambio aun no terminamos de entender las razones por que Banreservas ha hecho dicha transformación tan brusca. Ciertamente la marca necesitaba un aire moderno, un cambio que le diera un toque de frescura, pero al final todas las marcas precisan de esto cuando la tendencia del manejo gráfico global da giros bruscos en torno a lo que ya se tiene.

La identidad corporativa es la distinción de la marca, la percepción ante el público y su posicionamiento en la mente del consumidor. Banreservas ya estaba posicionado en el mercado y su imagen tenía una buena percepción del público.

Cambio de Colores

Dejar de utilizar colores únicos y reconocibles ante el público a colores comunes y tener que hacer que el target cambie su percepción de la marca para re-adaptarlos y hacer que entiendan la nueva paleta es sumamente arriesgado, es como decir que Cocacola ahora se vuelva morada sólo porque quiere verse más Cool.  Los colores de una marca posicionada son parte de la marca misma.

Sin quitar merito a las mejoras que han realizado a la plataforma bancaria y la Web (que son puntos muy favorables para el futuro de la marca), la cantidad de recursos que implica un cambio de identidad corporativa tan radical como este se traduce en una inversión millonaria: Entre estructuras, papelerías, señalética, comerciales, tarjetas, libretas, chequeras, hojas timbradas, carné, bajantes, volantes, publicidad,  pintura, paredes, website, sistemas, aplicaciones, letreros, cambio de fachada y un largo y tedioso etcétera.

Creemos que, con un restyling a la marca, utilizando los mismos elementos y colores de la versión anterior era más que suficiente y evocaba la misma frescura y aire moderno en un entorno menos arriesgado que con un nuevo desarrollo desde cero. El ahorro en cantidad monetaria ascendería a millones y la migración de una marca hacia otra hubiera podido realizarse despacio mientras se fueran agotando los recursos materiales de la institución.

Ejemplo de logo utilizando los mismos colores y lineas de la versión anterior.

No es correcto criticar la apariencia de un logo sin antes evaluar su concepto y su uso.  Partiendo de la evaluación realizada nos quedamos con muchas dudas, por consiguiente, nos gustaría conocer el estudio que se realizó para sugerir la metamorfosis de la imagen y sus colores y quizá, algún día poder comprender las razones de este cambio tan drástico.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *